2757258572_9d7383c5b0.jpg

 

La primera fotografía de la historia fue obtenida por Joseph Nicéphore Niépce. La realizó en el año 1826 gracias a un aparato que se convertiría en el primer antepasado de la cámara fotográfica actual: la cámara oscura. El científico de origen francés necesitó ocho horas de exposición, para captar la imagen.

 

 

El origen de la historia

La historia de la primera fotografía comenzó en Francia, en una casa de campo situada en las cercanías de Chalon-sur-Saône.

Un científico atraído por el arte e incapaz de transmitir a través del dibujo y la pintura, comenzó a experimentar en 1816, para encontrar otra forma de representar una imagen. La nueva técnica que había revolucionado el arte en 1813, la litografía, sería el revulsivo que necesitaba Joseph Nicéphore Niépce.

Sus primeros intentos no pueden ser considerados parte de lo que se entiende como fotografía, ya que Nicéphore experimentaba sobre y con distintos materiales: piedra, vidrio, barniz. Todos sus experimentos le conducirían, junto al gran invento de la época, la cámara oscura, a conseguir la imagen que sería considerada primera fotografía de la historia.

 

La primera fotografía de la historia

Ocho horas de exposición directa a la luz, fueron necesarias para que el mecanismo de la cámara oscura permitiese captar la primera imagen de la historia en un soporte bidimensional.

La imagen quedó impresa sobre una plancha creada con una aleación de cinc, plomo y estaño, conocida como peltre. Toda la plancha estaba recubierta por un asfalto derivado del petróleo que se utiliza como tinte o barniz; conocido con el nombre de Betún de Judea.

Esta plancha expuesta a la luz durante ocho horas, captó la imagen. Para hacerla visible, el científico lavó la superficie de la plancha con un líquido resultante de la mezcla de petróleo blanco y de aceite de lavanda. El efecto de dicha mezcla en la plancha disolvió las partes del barniz que la luz no había logrado endurecer.

Como resultado del largo periodo de exposición, la luz solar se mostró reflejada en los edificios situados a cada lado de la imagen. Había nacido la primera imagen permanente. Su título sería y es: "Vista desde la ventana en Le Gras".

 

Créditos de la imagen: Juandesant - View from the window at Le Gras (obtenida de Wikimedia Commons)

View from Niépce's window at Le Gras, by Joshep-Nicéphore Niépce
Regresar al inicio