Recibir clases particulares a domicilio permite al estudiante, entre otras ventajas, una atención personalizada, por parte del profesor. Para asegurar la efectividad de esa atención, es importante crear un entorno de estudio adecuado. Descubra a continuación algunas ideas.

Ventajas de las clases de inglés a domicilio

Para recibir clases particulares de inglés a domicilio se puede contratar a un profesor en una agencia o escuela de idiomas. Igualmente, pueden contratarse profesionales a través de internet, en sitios web dedicados al aprendizaje del inglés. Otra opción válida es la contratación directa de un profesor particular de inglés (trabajador autónomo).

Cualquiera que sea la opción elegida, recibir clases particulares de inglés a domicilio supone una ventaja considerable, a la hora de aprender inglés.

Primero, la atención es personalizada. El profesor está centrado únicamente en un estudiante y todo el proceso de enseñanza va dirigido a esa persona en particular.

Segundo, las clases van dirigidas a las necesidades del estudiante. Un profesor particular supone la posibilidad de profundizar en los aspectos del idioma que resultan más complicados para el estudiante y resolver problemas concretos.

Tercero, la comunicación es más eficaz. No es lo mismo comunicar en una clase de veinte personas que cuando se es el único estudiante. La comunicación es más rápida y de mejores resultados, cuando sólo el profesor atiende a errores y éxitos.

Cómo crear un entorno de estudio adecuado

Todas las ventajas de recibir a domicilio a un profesor particular de inglés pueden desaparecer si el entorno de estudio no es el adecuado. A la hora de recibir clases a domicilio es importante tener en cuenta:

1) Alumno y profesor deben contar con un espacio que pueda ser dedicado a las clases de inglés. El lugar designado para el estudio debe tener los elementos que requiere la metodología del profesor (pueden ser mesa, sillas, ordenador, pizarra, entre otros).

2) El lugar destinado al estudio no puede ser también el lugar que ocupen otras personas de la casa. La concentración se pierde si alrededor hay ruidos, conversaciones, una televisión en marcha, música; que nada tienen que ver con la metodología de clase y la clase en sí.

3) Ubicación del lugar de estudio. Siempre que sea posible, el lugar destinado al estudio debe ser luminoso (especialmente, luz natural), ventilado y a una temperatura adecuada para no provocar malestar. La comodidad y frescura son elementos claves, a la hora de disfrutar de las clases, en lugar de sufrirlas.

Nuevo escritorio 039Profesor de Geografía UC elabora primeros mapas digitales que muestra
Regresar al inicio